FANDOM


Lo que vais a leer ahora mismo, no es nada del otro mundo, solo es la historia de mi vida como Ángel, es como otra cualquiera, si quieres leerla de acuerdo, y si no quieres de acuerdo, vuelve por donde has venido, y siento mi hostilidad, intentaré no ser así en la medida de lo posible. Ahora empezemos:

Me entrenaron para matar Demonios, si lo que oís, Demonios, malditos seres infernales....¡Me repugnan! Son unos malditos seres creídos, todos les tienen miedo, y bueno, os preguntareis, "¿Por qué le tienes tanto odio a los Demonios?" Pues de acuerdo, hayas o no hayas formulado esa pregunta, te lo diré, antes de nada, os digo que todo lo que acabo de decir, era mi idea de los demonios cuando tenía 956 años, cuando me quedaban simplemente 44 años para ser un Ángel formado, y bien, comencemos por el principio, os diré porque tenía ese odio hacía los demonios.

Cuando tenía 341 años, era todavía muy joven incluso para poder volar a 500km/h, pasó algo terrible, algo que hizo que dentro de mí despertase tanto odio, como miedo, os explico: Era un día normal como cualquier otro, yo volvía de mis clases de Ángel, bien, todo normal, pero aquello no iba a ser un día como otro cualquiera, aunque creais que no, mi familia está llena de Ladrones, mis padres, mis abuelos...¡TODOS! ¡Todos ellos ladrones! Y desde hace milenios, antes de ser una familia ladrona, el Rey de los Ángeles nos concedió a mi y a mi familia un Diamante, que nos informaba de ser de una de las Familias más agerridas de todos, ya que en aquellos milenios, eramos una familia luchadora, pero yo no había nacido para saber si era cierto, lo que si sabía es que teníamos ese Diamante, y cuando llegé a mi casa, lo ví, ví a un gran escuadron del Rey allí en mi casa, inclusive, también ví al mísmisimo Rey, allí estaba, pero no fué para nada bueno...¡HABÍA MATADO A TODA MI FAMILIA! Yo me escondí en una nube próxima, estaba nervioso, no sabía lo que hacía, la ira me controlaba, posteriormente, entré a mi casa...Todo había sido un escenario de sangre, me fuí a mi habitación, y ví como ponía escrito en la pared "Muerte", mi odio aumentaba considerablemente, tal fué, que golpeé la pared y la rompí, mi rabia me dominaba, así que volé lo más rápido que pude hacía el Castillo Principal, entré rompiendo las puertas, varios guardias me perseguían, pero desenvainé mi espada haciendoles un tajo que los cortó en canal, seguí hacía delante, sin importar lo que se me pusiese delante, todo lo que me encontraba, lo mataba, ninguna alma merecía seguir con vida, solo quería venganza, después de haber acabado con centenares de guardias, entré en a Sala del Trono, parecía que sabían de mi presencia, ya que nada más entrar, un gran aro de fuego me rodeó, no me bastó nada para esquivarlo, simplemente dí un salto, saliendo facilmente de el, entonces, presencíe como el Rey se reía de mí en toda mi cara, mi ira aumentaba, y por si fuera poco, ocurrió algo peor, ví como a la derecha del Rey, en una vitrina, estaba el Diamante de mi familia, al ver eso, el Diamante, que durante generaciones ha sido de mi familia, ha sido robado, no iba a permitirlo, saqué mi espada de nuevo, al tocarla, no basto mirar que ya estaba manchada de sangre, pero me daba igual, realizé una gran maniobra aérea evitando a todos los guardias que se aproximaban a por mí, caí delante del Rey, este seguía riendose, sin pensarmelo dos veces, le clavé la espada en el estómago, y su rostro cambió de una carcajada, a un rostro de agonía, me alejé entonces por lo que había hecho, miré a mi alrededor, solamente había una lluvia de sangre, cogí el Diamante, y sali corriendo, se me saltaban las lágrimas por lo que acababa de hacer, pero aún quedaba lo peor, el Rey, que estaba sangrando por la herida, y lo ví, lo ví con mis propios ojos...el Rey era un impostor, durante siglos hemos tenido de rey...¡A un demonio! Este empezó a seguirme rapidamente, parecía que la herida no era un problema para el, yo estaba paralizado por el miedo, no podía moverme, mi cuerpo me lo impedía, las alas de ese demonio, pasaron de ser blancas a ser rojas y negras, y las plumas desaparecieron...Realmente daba miedo, al menos para mí si daba miedo, yo no sé si a vosotros si os daría miedo ver a un Demonio con alas rojas y negras, con una risa malévola y sangrando, bueno, no nos vayamos por las ramas, por suerte, no me hizo nada...solo dijo: -La hecatombe está por llegar...¡No te quedarás con esa reliquia por mucho tiempo! ¡Vosotros...! ¡Sois los auténticos enemigos! Tras eso, desapareció, y yo caí desmayado, posteriormente, me desperté en una sala cerrada, con una sola luz, y allí...es donde empezarían mis días como un Ángel que se iba a entrenar para el escuadrón

Y aquí es donde empieza todo, mi nombre es SP, conocido por los amigos Sepe, o PeSe por un conocido mío...Nada más empezar el primer día, me impartieron los níveles en los que se regía la sociedad de Ángeles: -Nivel Bajo -Nivel Medio -Nivel Alto -Nivel Arcángel En aquel entonces, empezé siendo Nivel Bajo, algo raro, porque debido a mis 341 años en ese instante, debería ser de Nivel Medio, por este simple motivo, recibí Bullying durante 200 años, hasta que por fin, ascendí a Nuvel Medio, y aquel mismo día, conocí a mi primer amigo; Kenta...

Os contaré como conocí a este chico carismático. 7mo día del Segundo Siglo, me despertaron como siempre; a latigazos, tenía la espalda magullada, pero ya estaba más que aconstumbrado, mi espalda ya no chorreabá sangre de tantas veces recibir el mismo trato, el primer ejercicio era una Carrera de Velocidad, como cualquier otra, pero esta vez había un Handicap mortal...¡Durante días se habían detectado actividad Demoníaca!

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.