The Legend of Zelda Wiki

¡Bienvenido a The Legend of Zelda Wiki! ¿Deseas colaborar con nosotros? ¡Entonces crea una cuenta! Solo los usuarios que tienen una cuenta pueden contribuir, editar y crear nuevos artículos, y además, tienen más opciones que usuarios anónimos.

LEE MÁS

The Legend of Zelda Wiki
Advertisement
The Legend of Zelda Wiki

Trifuerza.png Este artículo es un esbozo. Puedes ayudar si lo aumentas.


Prunia (Purah en inglés) es un personaje que aparece en The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Prunia es una Sheikah que puede ser encontrada en Aldea Hatelia, concretamente en el laboratorio de Hatelia, donde experimenta con tecnología Sheikah con su asistente Symon. A pesar de su apariencia, es la hermana mayor de Impa.

Biografía

Equipo de investigación

De acuerdo con las notas de investigación de Zelda antes del cataclismo, la Princesa Zelda se reunió con Impa, su hermana Prunia y su subordinado Rotver, a quienes Zelda denominó "miembros respetados de su tribu". Al día siguiente Zelda se embarcó en una excavación con Prunia y Rotver con la esperanza de encontrar tecnología antigua con la que operar las piedras guía. Durante su excavación descubrieron un objeto rectangular, lo suficientemente pequeño como para sostenerse con ambas manos, y hecho de un material similar al de los santuarios. Prunia, luego, decidió nombrar a la reliquia como piedra sheikah debido a su relación con la raza y que no encontraron referencias a un nombre para ella en los textos antiguos. Después de algunos retoques, finalmente lograron restaurar la funcionalidad de algunos módulos. Durante su investigación, Zelda y su equipo se convencieron de que podría tener alguna función capaz de controlar las piedras guía, teoría que resultó ser correcta.

Además de su investigación sobre la piedra sheikah y las piedras guía, Prunia, Zelda y su equipo también supervisaron el entrenamiento de cuatro elegidos para pilotar sus respectivas Bestias Divinas, entrenamiento que les dio la esperanza de que pudieran detener el ascenso de la calamidad.

Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos de Zelda, los equipos no pudieron ingresar a la mayoría de los santuarios, aunque descubrieron que estos contenían pruebas para entrenar al héroe, a lo que Prunia desarrolló una teoría de que la piedra sheikah era clave para abrirlos, una teoría apoyada por la propia Zelda. No obstante, ambas se vieron incapaces de abrir el santuario de Neizak. Zelda supuso que se debía a que los santuarios estaban diseñados solo para ser el elegido de la Espada Maestra, Link. Pese a ello, a Zelda le molestaba el talento de Link y nunca pensó en buscar su ayuda para acceder a ellos. No está claro si Prunia era consciente de esto, aunque es probable que lo sospechara. Desafortunadamente los santuarios ya no tenían poder ya que las torres sheikah fueron enterradas y ni Zelda ni Prunia se dieron cuenta de la verdadera naturaleza de la piedra sheikah hasta mucho más tarde.

Tras descubrir el santuario de la vida, notaron que este poseía una función de estasis a largo plazo que se podía activar y mantener hasta que se completara la curación. Zelda y su equipo trabajaron para hacer todos los ajustes necesarios para restaurar su funcionamiento. Eventualmente, el Rey Rhoam prohibió a Zelda continuar con su investigación para obligarla a enfocarse mejor en poder despertar sus poderes de sellamiento, ya que consideraba su investigación poco más que "Zelda jugando a ser un erudito". Como resultado, Prunia dirigió el equipo de investigación sin Zelda. Antes de que su padre le prohibiera seguir, Zelda observó que la piedra sheikah era guardiana y creía que podían vencer a Ganon empleando la fuerza de los guardianes y las Bestias Divinas, a los cuales habían aprendido a controlar a través de los esfuerzos en conjunto de Prunia, Rotver y Zelda. Esto contrastaba fuertemente con una prueba previa en la que un guardián perdió el control obligando a Link a destruirlo, lo que llevó a su nombramiento como guardaespaldas de la princesa.

El cataclismo

Artículo principal: Cataclismo

Aunque Impa, Prunia, Rotver y los elegidos pensaron que estaban completamente preparados para enfrentar a Ganon, nunca previeron la posibilidad de que Ganon, después de haber sido derrotado por la misma tecnología en el pasado, decidiera cambiar esta situación a su favor. Ganon utilizó su poder para corromper a los guardianes y crear cuatro fantasmas para matar a los pilotos de las Bestias Divinas y encarcelar a sus espíritus, otorgándole a Ganon el control total sobre ellos. La venganza de Ganon fue rápida y brutal, con gran parte de la llanura de Hyrule destruida, el Castillo de Hyrule pronto cayó ante Ganon. Prunia y Rotver lograron escapar con la mayor parte de sus investigaciones y dos piedras guía. Link y Zelda sobrevivieron y huyeron del castillo, deteniéndose brevemente cuando Zelda se desmoronó por el dolor y la desesperanza de su situación. Huyeron a la muralla de Hatelia, pero fueron arrinconados por guardianes corruptos. Blandiendo la Espada Maestra que resplandecía con su verdadero poder debido a la influencia de Ganon dentro de los guardianes, Link defendió valientemente a Zelda y la muralla, sin embargo eventualmente el poder de la Espada Maestra se desvaneció, aunque Link se negó a abandonar su deber incluso cuando Zelda le suplicaba que huyera.

Después de los intentos desinteresados ​​de Zelda de convencer a Link de huir, ella trató de proteger al exhausto Link de un guardián atacante que de repente hizo que sus poderes de sellado finalmente despertaran, lo que liberó a los guardianes de la influencia de Ganon al detenerlos. Sin embargo, a pesar de su éxito, Link colapsó debido a sus heridas mortales. Mientras Zelda se preguntaba qué hacer, ya que no podía derrotar a Ganon sin él, oyó que el antiguo espíritu de la Espada Maestra le informaba que podía salvarle llevándolo al santuario de la vida. Escoltado por dos guerreros sheikah, Zelda ordenó que Link fuera transportado a la meseta de los albores. Después de reunirse con sus aliados, Zelda solicitó a Impa, Rotver y Prunia proteger a Link, ya que ella, guiada por la Espada maestra, aún tenía un papel que cumplir. Prunia y Rotver lo llevaron al santuario para esconderlo y sanarlo, aunque se vieron obligados a recurrir al letargo para salvar la vida de Link. Rotver y Prunia presenciaron las cicatrices de la batalla de Link y tomaron posesión de la túnica del elegido, la cual le entregaron a Impa. Sin saberlo Prunia o Rotver, el espíritu del Rey Rhoam decidió vigilar a Link como anciano para protegerlo mientras dormía. Zelda confió la protección de la Espada Maestra al Gran Árbol Deku y a la tribu kolog, ya que el Bosque Kolog estaba rodeado por el legendario Bosque Perdido que proporcionaba una barrera natural. Zelda informa al Gran Árbol Deku de sus planes, y aunque deduce que Link pueda sufrir amnesia cuando despierte, tiene fe en que encontrará y recuperará la espada.

Después de que Zelda sellara a Ganon en el Castillo de Hyrule, en la Aldea Kakariko Impa, Prunia, y Rotver decidieron separarse para asegurarse de que al menos uno de ellos sobreviviera para ayudar a Link una vez que este despertara. Sin embargo, Prunia insistió en que Rotver la acompañara a la Aldea Hatelia, finalmente se dirigieron a la muralla de Hatelia, donde se separaron. Prunia estableció un laboratorio donde trabajó como directora investigando módulos para ayudar a Link cuando él regresara. Como el letargo inducido no había sido probado antes, ni Prunia, ni Rotver, ni Impa sabían cuánto tiempo permanecería Link en estasis, temiendo que en el proceso pudiera despojar a Link de sus recuerdos, aunque esperaban que ese no fuera el caso.

Después del cataclismo

Una vez se separó de Rotver y tras haberse asentado finalmente en Hatelia, Prunia pasó un tiempo alejada de las investigaciones, actividad que retomó una vez cumplidos sus 30 años. Decidió centrarse en cómo mejorar el sensor sheikah, investigación que mantuvo durante 50 años cuando logró finalmente completar todas las mejoras necesarias para Link una vez este despertara. Durante ese lapso también desarrolló su piedra guía personal en su laboratorio, mediante la cual podría almacenar las mejoras para la nueva tableta sheikah.

Entre sus 80 y 120 años mantuvo investigaciones sobre el desarrollo de una tecnología que permitiese evitar el envejecimiento y rejuvenecer a las personas. Prunia pretendía que los guerreros que hubiesen alcanzado cierta edad pudieran volver a ser jóvenes para así reforzar las líneas de Hyrule.

En algún punto cercano al despertar de Link, ella completó su investigación y logró desarrollar una tecnología capaz de rejuvenecer a las personas. Entonces decidió probar su invención y se expuso a los efectos del módulo durante 20 segundos. Al finalizar la prueba, Prunia afirmó haber sentido fatiga y fiebre, y que eso le llevó a interrumpir la prueba. Al día siguiente ella había rejuvenecido 80 años mientras dormía. Estos efectos de rejuvenecimiento persistieron durante 6 días, cuando finalmente adquirió su apariencia actual, la de una niña de 6 años.

Ya con su nueva apariencia, Prunia decide investigar para crear una nueva tecnología que permitiese revertir los efectos del rejuvenecimiento. Para su mala fortuna, la llama del generador de su laboratorio se extinguió, y por ende no podía seguir haciendo investigaciones ni experimentos. Prunia le pidió a su asistente, Symon, que encendiera el generador utilizando una llama extraída desde el generador ancestral que hay en mitad de la aldea; sin embargo este se negó y además en dicho día llovía, por ende hubiese sido imposible transportar la llama desde tan lejos. Así es como Prunia decidió salir finalmente de su laboratorio, donde fue avistada por una niña de la aldea, extendiendo así el rumor de que había una niña en el laboratorio. Incluso algunos vecinos llegaron a especular que la niña avistada era Prunia, sin saber que estaban en lo cierto.

El despertar de Link

Una vez Link despertó, este se dirigió a Kakariko donde se encontró con Impa, quien le pidió que se dirigiese a Hatelia para conocer a Prunia. Al llegar al laboratorio, se encontró con Prunia en su forma de niña, quien le señala que hable "con el jefe", refiriéndose a Symon, su asistente. Luego de hablar con el viejo sheikah, Link se dio cuenta que realmente la jefa del laboratorio era Prunia, y que esta solo estaba bromeando.

Tras volverse a presentar ante Link, ahora como la jefa del laboratorio, esta le explica que ha estado desarrollando mejoras para su tableta sheikah, pero que no puede dárselas porque el generador está apagado. Así Prunia le pide a Link que vuelva a encender el generador trayendo una llama desde el otro generador ancestral. Al completar su encomiendo, el joven héroe vuelve a hablar con Prunia y esta se da cuenta que a la tableta sheikah de Link le faltan 3 módulos para poder funcionar correctamente, entonces le pide a Link que coloque su tableta en la piedra guía para así poder restaurarlos. De esta forma el joven héroe logró recuperar 12 fotos tomadas por Zelda antes del cataclismo, además de la enciclopedia hyliana y la capacidad de tomar fotos. Posteriormente Prunia le pide a Link que pruebe la cámara de la tableta sacándole una foto, al comprobar que esta funciona correctamente ella le ofrece 4 mejoras extra, pero le pide a Link que traiga ciertos materiales para poder hacerlo.

Cuaderno

En el último piso del laboratorio de Hatelia hay un cuaderno que pertenece a Prunia, el cual relata el proceso que vivió durante su rejuvenecimiento, luego de haber aplicado dicho módulo de la tableta en sí misma.

Diario de Prunia
Cuaderno de investigación de tecnología ancestral para el diseño de un módulo antienvejecimiento. Autora: Prunia.

No leer bajo ninguna circunstancia.

Primera página
Día X del mes X

He comenzado a desarrollar un nuevo módulo antienvejecimiento. Si todo marcha según lo previsto, lograré frenar por completo el proceso de envejecimiento. Esta maravillosa tecnología hará posible que aquellos guerreros que ya tenemos cierta edad seamos jóvenes de nuevo. De este modo, podremos reforzar el ejército de Hyrule y estar preparados cuando Ganon vuelva a aparecer. No solo lograremos mejorar nuestra capacidad defensiva, sino que también dispondremos de mano de obra extra. Espero de todo corazón que esta tecnología tan avanzada se utilice exclusivamente con fines pacíficos.

Segunda página
Día X del mes X

He completado el desarrollo de la versión inicial del módulo antienvejecimiento. Justo al terminarla, me dispuse a añadirla a la tableta sheikah que yo misma diseñé. Me ofrecí como sujeto para el experimento, así que Symon ejecutó el módulo y lo aplicó sobre mí. Tras 20 segundos de exposición, comencé a experimentar fatiga y fiebre, de modo que interrumpimos la prueba. También comencé a sentir una tremenda sensación de somnolencia, y tuve que irme a dormir muy temprano. Mañana analizaré minuciosamente el proceso de antienvejecimiento para tratar de averiguar lo que ocurrió.

Tercera página
Segundo día tras la exposición a los rayos antienvejecimiento.

La sensación de fatiga que experimenté en todo el cuerpo parece haber remitido ligeramente. Al mirarme al espejo, parece que mis cabellos han crecido hasta alcanzar el suelo. Del mismo modo, las marcadas arrugas que surcaban mi piel parecen haber desaparecido por completo. Todo apunta a que los rayos antienvejecimiento han surtido efecto. He de admitir que no esperaba que el proceso se llevase a cabo de forma tan rápida. Desperté a Symon a toda prisa y nos dispusimos a realizar un examen físico. Estatura, peso, visión, análisis de sangre, frecuencia cardíaca, densidad ósea... En definitiva, todo lo que estamos en situación de medir en este laboratorio. Descubrimos que mis resultados correspondían con los de una mujer sheikah de unos 50 años de edad. Es decir, he rejuvenecido más de 70 años en cuestión de una noche. Espero que, cuando me despierte mañana, no me haya convertido en una recién nacida...

Cuarta página
Tercer día tras la exposición a los rayos antienvejecimiento.

Me desperté con una enorme sensación de vitalidad. Han pasado años desde la última vez que dormí así. Acudí de inmediato a mirarme en el espejo y no di crédito al ver que reflejaba una versión más joven de mí misma. Los resultados de las pruebas que Symon ha realizado concluyen que soy una mujer sheikah de unos 30 años. Es precisamente la edad que tenía cuando, tras el cataclismo, reanudé mis investigaciones. Había decidido centrarme en averiguar cómo mejorar el sensor sheikah. Tenía unos 80 años cuando al fin logré completar todas las mejoras. Sea como sea, mi intención es legar todas estas mejoras al héroe que ha de despertar en algún momento. Espero de todo corazón que nos ayude a vencer a Ganon y a poner fin al cataclismo que apresó a la princesa.

Quinta página
Cuarto día tras la exposición a los rayos de antienvejecimiento.

En cuanto desperté, procedí a realizar un examen físico rutinario. Esta vez mis resultados corresponden con los de una mujer sheikah de unos 20 años de edad. Es decir, tengo el mismo aspecto que tenía hace cien años, cuando se produjo el cataclismo. Ganon no había dado señales de vida durante 10 000 años, pero puede que fuese porque estaba acumulando poder. Y toda esa furia se desató hace cien años. La destrucción que provocó fue tan brutal que me duele recordarlo. Lo perdimos absolutamente todo: el castillo de Hyrule, a la princesa Zelda... Bueno, puede que no todo. Hace cien años me encomendaron el cuidado de un jovencito llamado Link. Su cuerpo estaba plagado de heridas. Link... Fue el soldado más joven de todos cuantos formaron parte de la guardia real del castillo de Hyrule. Era un espadachín tremendamente diestro que fue elegido para capitanear la guardia personal de la princesa Zelda. Siempre tuve la esperanza de vivir para ver a este gran guerrero alzarse victorioso ante Ganon... Desde tiempos inmemoriales la familia real de Hyrule y los científicos sheikah hemos tenido una estrecha relación. Por eso me encomendaron al joven tras la batalla, junto con la tableta sheikah que antes perteneció a la princesa Zelda. Nos dirigimos al santuario de la vida de inmediato, aunque no sabíamos si la cámara regeneradora funcionaba todavía. Deposité al joven en su interior, con la esperanza de que sirviese de algo. Era todo lo que podía hacer...

Sexta página
Quinto día tras la exposición a los rayos antienvejecimiento.

Al más despertar, descubrí una mancha de color rojizo. Tras analizarla cuidadosamente, descubrí que solo se trataba de una espinilla. El examen físico rutinario confirmó que mi cuerpo y mente son similares a los de una mujer adolescente. Juraría que Symon me observa de forma un tanto distinta... y eso no me gusta nada. Cada vez que se ofrece a realizarme un análisis de sangre, me siento extrañamente incómoda. Al fin y al cabo, todavía soy capaz de realizar las pruebas por mí misma. En cualquier caso, mi prioridad ahora es dar con un nuevo campo en el que pueda investigar. La llama azul del generador situado en el exterior parece estar debilitándose. Espero que la piedra guía no deje de funcionar justo ahora...

Séptima página
Sexto día tras la exposición a los rayos antienvejecimiento.

El proceso de rejuvenecimiento ha alcanzado nuevas cotas. Mi aspecto ahora es de una niña de 6 años. Mi estatura ha disminuido tanto que ya no soy capaz de alcanza cosas ubicadas en sitios elevados. ¿Qué habrá sido del famoso espadachín al que dejé en la cámara regeneradora? Como no despierte pronto, las mejoras del sensor sheikah se desaprovecharán. En cualquier caso, aunque salga de su letargo, me pregunto si logrará averiguar cómo llegar aquí. Nada me gustaría más que ir a despertar a Link, pero Symon no va a ayudarme y con mi cuerpo infantil poco puedo hacer. Por el momento me limitaré a trabajar en el desarrollo de un módulo que invierta el proceso de antienvejecimiento.

Octava página
Séptimo día tras la exposición a los rayos antienvejecimiento.

El examen rutinario de esta mañana concluye que todavía tengo la misma edad que ayer: 6 años. Cabe la posibilidad de que el proceso de rejuvenecimiento se haya frenado al fin. No podría haber ocurrido en mejor momento, ya que acabo de finalizar mi módulo envejecedor. Aunque se trata solo de una versión inicial, se supone que revertirá el proceso de antienvejecimiento. Por eso, lo único que me resta hacer ahora es exponerme a los rayos una vez más para comprobar los resultados. El problema es que, al intentar añadir este módulo a mi tableta sheikah, la piedra guía dejó de funcionar. Coincidencia o no, la llama azul del generador situado en el exterior se apagó al mismo tiempo. Le pedí a Symon que se dirigiera pronto al generador ancestral, pero estaba irritado y llovía, así que sirvió de poco. Al final no tuve más remedio que ir yo misma, pero una niña de la aldea me vio y ahora tengo otro problema más... En estas condiciones me resulta casi imposible seguir con mi investigación. Y, para colmo, solamente puedo usar lámparas de gas mientras trabajo. Ya no sé qué hacer...

Curiosidades

  • En su diario hay una incongruencia en la primera página. Prunia se refiere a sí misma como una adulta mayor al decir "los guerreros que ya tenemos cierta edad". Justo después señala que estos podrían ser útiles para cuando Ganon vuelva a aparecer, siendo que cuando Prunia es ya una anciana Ganon ya había despertado.
  • Se sigue refiriendo a Rotver como su subordinado, a pesar de no haberle visto hace 100 años.
Personajes
Link · Princesa Zelda · Rey Rhoam · Mipha · Urbosa · Revali · Daruk · Anciano · Ganon · Gran Árbol Deku · Monjes Sheikah
Lista de personajes
Jefes
Maestro Kogg · Ira del Agua de Ganon · Ira del Rayo de Ganon · Ira del Viento de Ganon · Ira del Fuego de Ganon · Ganon · Monje Makkosh
Lista de enemigos
Regiones
Akkala · Centro de Hyrule · Eldin · Farone · Gerudo · Hebra · Necluda · Lanayru
Lista de lugares
Mazmorras
Vah Ruta · Vah Naboris · Vah Medoh · Vah Rudania · Castillo de Hyrule · Santuario de la Espada
Armas y equipo
Arcos y flechas · Armas · Escudos · Vestimentas · Materiales · Recetas · Elixires · Paravela · Módulos de la Piedra Sheikah
Objetos de misión
Piedra Sheikah · Símbolo de valía · Semilla de kolog · Plegaria de Mipha · Ira de Urbosa · Furia de Revali · Escudo de Daruk
Razas
Hylian · Kolog · Sheikah · Orni · Zora · Gerudo · Goron · Deidad · Hada
Advertisement