FANDOM



La Guerra Ancestral (Ancient War en inglés) es una guerra transcurrida antes de los acontecimientos de The Legend of Zelda: Skyward Sword. Los demonios surgieron de las profundidades de la tierra y, dirigidos por el Heraldo de la Muerte, trataron de obtener el poder dorado protegido por la Diosa Hylia, conocido como la Trifuerza.

Tras las Diosas de Oro

Cuando las tres Diosas de Oro terminaron la creación del mundo, se marcharon al mundo de los cielos. A pesar de su marcha, las tres diosas dejaron un símbolo de su poder, la reliquia todopoderosa conocida como la Trifuerza, que al ser dominada en su totalidad cumpliría todos los deseos de su dueño. Ellas confiaron este poder omnipotente, la Trifuerza, a la Diosa Hylia para que la protegiera, ya que la Trifuerza no podía diferenciar entre el bien y el mal. La tierra creada por las tres grandes diosas pasó por un periodo de paz y armonía.

El Conflicto

Un día, los demonios empezaron a surgir de las profundidades de la tierra, dirigidos por el Heraldo de la Muerte, con el objetivo de someter el mundo bajo su dominio. Un ejército de monstruos se reunió y juntos lanzaron un ataque contra el pueblo de la superficie, matando y provocando desgracias en un intento de tener en sus manos el poder custodiado por Hylia.

Diosa Hylia prólogo con las demás razas SS
Hylia, para contrarrestar el ataque de los demonios, primero reunió a los supervivientes humanos en un fragmento de tierra y la envió a los cielos más allá de las nubes, creando Altárea y una barrera de nubes impenetrable, pues ahí las fuerzas del mal no podrían hacer daño a los humanos. Con el fin de evitar que cayera en manos del Heraldo, Hylia también envió la Trifuerza a los cielos, escondiéndola en el interior de la Torre Celestial. Una vez que los humanos estuvieron a salvo, la diosa pudo empezar una campaña contra los demonios. Hylia pidió ayuda a las cinco tribus que vivían en la superficie, las cuales acudieron y se unieron a la diosa para combatir al Heraldo de la Muerte. La Diosa Hylia consiguió frenar el avance de los demonios y selló a su líder en la Tierra del Presidio, restaurando la paz en la tierra, a pesar de que la diosa había sufrido lesiones graves.

Consecuencias

La diosa Hylia, debilitada por la lucha contra El Heraldo de la Muerte, sabía que si el Heraldo rompía el sello no podría hacerle frente, así que decidió tomar dos medidas. Primero, crear a Fay, el espíritu que late en la Espada Divina, renunciando a su poder, para que guíe al héroe designado por ella misma en su periplo. En segundo lugar, renunciar a su cuerpo inmortal y encarnarse en el cuerpo de una mortal, para así poder utilizar el poder sagrado de la Trifuerza y acabar definitivamente con el Heraldo.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.