FANDOM



Los guardianes caminantes (Guardian Stalker en inglés) son enemigos de The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Son la variación más común de Guardianes. Fueron originalmente creados y programados para proteger Hyrule de Ganon, pero él tomó el control de ellos y fueron usados contra Hyrule. Son enormes máquinas con grandes patas creadas por los Sheikah. Tienen un solo ojo desde el cual son capaces de disparar un láser masivo, capaz de matar casi cualquier cosa en un solo golpe.

HistoriaEditar

Según la historia contada por Impa y Kass, los guardianes caminantes fueron creados diez mil años antes de los acontecimientos del juego, donde se usaban junto a las Bestias Divinas para proteger al héroe y ayudarlo a él y a la princesa de Hyrule para sellar a Ganon. Hace un siglo, el rey Rhoam y la princesa Zelda, con la ayuda de sus aliados Sheikah, excavaron a los antiguos guardianes junto con las Bestias Divinas para combatir el regreso inminente de Ganon, pero él logró tomar el control de ellos.

BatallaEditar

Estos guardianes generalmente patrullan alrededor de un área determinada, mirando a los invasores. Cuando un guardián detecta una criatura viviente, comenzará a arrastrarse hacia ella, cargando su láser y luego disparando. Cuando apuntan su enemigo, lanzan una luz roja, que va seguida de un poderoso rayo. Repiten este proceso hasta que el objetivo ha sido eliminado.

Ciertas armas son extremadamente eficaces contra los Guardianes, conocidos como las armas de guardianes o ancestrales. La espada de guardián, la lanza de guardián y el hacha de guardián pueden cortar las piernas de un guardián caminante, dejando inmovilizados a estos enemigos. Un guardián puede ser aturdido al ser disparado en el ojo con cualquier tipo de flecha, mientras que las flechas ancestrales pueden destruir a los guardianes en un solo golpe en el ojo. Un escudo puede desviar el láser de un guardián caminante y devolvérselo. Como están corrompidos por Ganon, el verdadero poder de la Espada Maestra brilla cerca de ellos y el daño infligido se eleva.

DesarrolloEditar

Zelda Wii U 1

Guardián en el tráiler del E3 2014.

Los guardianes caminantes fueron los primeros enemigos diseñados del juego. Según Eiji Aonuma, director principal de Breath of the Wild, estos enemigos están basados en los Octoroks del The Legend of Zelda original. Aunque el sprite de Link tiene aproximadamente el mismo tamaño que el de los Octoroks, Aonuma vio a los Octoroks como masivos en comparación con Link. Originalmente habían planeado crear un enemigo con aspecto de pulpo gigante para Breath of the Wild, pero decidieron que era demasiado repugnante. Finalmente se creó al guardián caminante, que eran en realidad el primer elemento tecnológico diseñado para el juego. Esto cambió drásticamente la dirección del juego, dando lugar a otra tecnología, como la piedra Sheikah y las Bestias Divinas.

GaleríaEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.