FANDOM


Información No debe confundirse con Gran Cataclismo, evento ocurrido durante los acontecimientos de The Legend of Zelda: Ocarina of Time.


El Cataclismo (Great Calamity en inglés) es un evento que ocurre en The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Este evento sirve como el principal contexto histórico del juego. Corresponde al desastre causado por Ganon en todo Hyrule que ocurrió cien años antes del despertar de Link de su largo sueño dentro del santuario de la vida. Después de despertar y salir del santuario, Link descubre un Hyrule en ruinas, rebosante de lugares que han sido destruidos durante este hecho, tales como el Templo del Tiempo y el Castillo de Hyrule, que ahora es controlado por Ganon.

Historia

La profecía

Ganon surgió por primera vez en el pasado distante. Diez mil años antes de los acontecimientos de Breath of the Wild, Ganon se transformó en una monstruosa criatura de malicia pura conocida como Ganon, el Cataclismo. El cual devastó Hyrule antes de ser sellado por el héroe elegido que manejaba la espada destructora del mal, y por la princesa con poderes divinos. Fue derrotado gracias a un ejército de guardianes mecánicos autónomos y cuatro construcciones mecánicas masivas con aspecto de animales, conocidas como las bestias divinas. La antigua tribu Sheikah desarrolló estas máquinas con su tecnología única, para ayudar a la familia real de Hyrule.

Según el Sheikah Wakat, su tribu era considerada como gente de gran sabiduría por el hecho de que su tecnología antigua se convirtió en la clave para sellar a Ganon hace diez mil años. Al principio su tecnología fue tan alabada como el poder de los dioses. Sin embargo, el pueblo de Hyrule empezó a temerla y percibirla como una amenaza para el reino. Como resultado, los Sheikah fueron forzados al exilio. Aunque la mayoría de los Sheikah optaron por abandonar su tecnología y vivir vidas simples, otros fomentaron el odio hacia el reino de Hyrule, llevándolos a jurar lealtad a Ganon. Esto dio lugar a la creación del clan Yiga, que se dedica a eliminar a todos los que se oponen a Ganon.

La preparación

Diez mil años más tarde, y un siglo antes del despertar de Link dentro del santuario de la vida en la meseta de los albores, un vidente dijo que el regreso de Ganon era inevitable. Esta profecía llevó al rey Rhoam a crear un equipo de arqueología para buscar las legendarias reliquias tecnológicamente avanzadas de los Sheikah a fin de estar preparado para la inevitable desgracia que se avecinaba. El rey Rhoam decidió seguir el plan de sus antepasados ​​y logró recuperar las reliquias, incluyendo a los guardianes y a las cuatro bestias divinas. Los Sheikah todavía leales a la familia real, incluyendo a Impa, Prunia y Rotver, ayudaron en el estudio de esta tecnología antigua. Recuperaron el ejército mecánico y pudieron reactivarlos y utilizarlos con éxito. La princesa Zelda, hija del rey Roham, también les ayudó en su investigación debido a su interés en la ciencia. Muchos creyeron que aquella tecnología era simplemente una leyenda, pero su descubrimiento hizo esta leyenda una realidad para ellos.

Como su siguiente acción el Rey nombró caballero personal de su hija al héroe elegido por la Espada Maestra, un joven recluta del ejército real llamado Link. El rey Rhoam entonces formó un grupo de guerreros excepcionalmente calificados llamados campeones. Él pidió a cada raza de Hyrule elegir un miembro, después, cuatro guerreros de la élite fueron seleccionados: Mipha, la elegida Zora; Daruk, el elegido Goron; Revali, el elegido Orni y Urbosa, la elegida Gerudo. Se les encargó el deber de pilotar a las bestias divinas para ayudar al elegido en su lucha contra el demonio Ganon.

La clave final para derrotar al cataclismo fue el Poder Divino de la familia real, y la reciente muerte de la reina de Hyrule hizo que este inmenso deber recayera sobre su única hija. Como Zelda era ahora la única portadora de dicho poder, el Rey le pidió a ella que se concentrara exclusivamente en despertar su Poder Divino sin importar nada más. Aunque Zelda se mostró incapaz de despertar dicho poder por más que intentó por diversos métodos. Durante dicho proceso, la labor de Link, como su caballero personal y guardaespaldas, era asegurarse de que Zelda estuviera a salvo.

El Cataclismo

Mientras que los otros campeones pilotaron sus respectivas bestias divinas, Zelda fue enviada en una peregrinación bajo la protección de Link, rezando a las estatuas de la diosa Hylia con el fin de despertar su poder. Durante este período de preparación los campeones se unieron.

Sin embargo, Zelda fue incapaz de despertar su poder a tiempo, y toda esta preparación resultó ser en vano. Ganon, el Cataclismo resurge en ese momento para asestar un nuevo ataque contra Hyrule en un intento de repetir la historia, demostrando haber aprendido de su derrota anterior y usando su poder oscuro casi ilimitado. Recordando la amenaza que iba a enfrentar, Ganon creó cuatro personificaciones fantasmales suyas que representaban los elementos del fuego, el agua, el rayo y el viento, encargados de corromper y tomar el control de las bestias divinas, matando a los cuatro campeones en el proceso.

Ganon usó su propio poder oscuro para tomar el control de los guardianes contra la gente de Hyrule, destruyendo la ciudadela de Hyrule y los innumerables asentamientos a través del reino. El rey Rhoam fue asesinado y los soldados restantes y los caballeros de Hyrule que sobrevivieron quedaron indefensos contra el ataque de los guardianes, algunos se refugiaron en el bastión de Akkala, y otros se dirigieron a la muralla de Hatelia dónde se produjo la batalla de Hatelia en la que se consiguió detener el avance de los guardianes hacía la aldea Hatelia en está batalla Link se enfrentó a diversos guardianes, defendiendo valientemente, tanto la muralla como a la princesa Zelda, con la Espada Maestra. A pesar de la destrucción de innumerables guardianes, su fuerza y ​​habilidad no fueron suficientes para superar su número y fue gravemente herido.

Con las defensas de los héroes desmoronándose, e incluso Link abrumado por el asalto renovado de los guardianes, Zelda finalmente logró despertar su poder y salvó a Link del golpe de gracia. Ella pidió a los Sheikah aliados, Impa y Rotver, que lo llevaran al santuario de la vida en la meseta de los albores, donde se recuperaría en un sueño profundo durante los próximos cien años. Zelda entonces devolvió la Espada Maestra dañada por la batalla a su pedestal delante del Gran Árbol Deku. Allí, la princesa le dice al viejo árbol que la Espada Maestra le mostró el camino que debía seguir, y que no fallaría. Zelda eventualmente usó su Poder Divino para sellar a Ganon y a sí misma dentro del Castillo de Hyrule.


El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.