FANDOM


SpriteAltarMares
El Altar de los Mares es una localización y uno de los cinco altares que pueblan Hyrule en The Legend of Zelda: Spirit Tracks. Este altar pertenece a la Región de los Mares y aquí es donde se encuentra el tercer Trenebundo, de nombre Bobin quien ayudará tanto a Link como a la Princesa Zelda a restaurar las vías sagradas.

CaracterísticasEditar

El altar se encuentra compuesto por tres zonas distintas conectadas entre sí: La zona donde Link baja del tren, formada por una gran isla tropical con varias palmeras y muros altos que Link no podrá alcanzar, además de unas islas alejadas que solo podrán ser accesibles una vez que Link tome el camino de vuelta. Esta primera zona cuenta con una cueva al final, protegida por varios Lobarrier que solo podrán ser derrotados si el héroe hace uso del Bumerán.

La segunda zona es una cueva subterránea que une la primera y segunda isla. Esta cueva es similar estéticamente a las anteriores visitadas por Link en el juego. Del mismo modo que en la primera zona, la cueva está llena de Lobarrier y por una grieta que divide la cueva en dos, cuyo único modo de cruzar es que Link lance una Bomba a un muro de rocas y golpeé un Interruptor, abriendo un puente entre ambos lados.

La zona final consiste en una gran isla central en forma de "X", además, alrededor de esta gran isla se encuentran otros islotes de menor tamaño. Se encuentra totalmente habitada por Octorok que lanzarán piedras cada vez que Link intente cruzar la isla para tirarlo al agua. Estas islas también están llenas de Estatua de piedra, siendo un total de seis que se miran entre sí formando el símbolo del infinito. El cuál Link deberá dibujar en una puerta roja que impide la entrada al Santuario, que se encuentra en el centro de la gran isla. Es encima de la cueva que da acceso al santuario donde se encuentra el sello de esta zona. Link deberá tocar el Cantar del Ave con su Flauta terrenal para que un ave se acerque a él y que pueda elevarse con ayuda del Látigo. Esta isla también tiene un camino de vuelta por el que Link podrá volver a la primera zona sin necesidad de volver a cruzar la cueva subterránea.

El santuario donde reside el Trenebundo es similar al resto de altares, solo que este tiene una temática oceánica con agujeros en las paredes de las que caen pequeñas cascadas de agua, rellenando el fondo de la sala formando un pequeño estanque.

HistoriaEditar

En su afán de restaurar las Vías sagradas y unificar nuevamente la Torre de los Dioses (Spirit Tracks), Link y Zelda toman la Litografía de los Mares encontrada en la torre para restaurar algunas vías que le conducirán a la Región de los Mares. Sin embargo, cuando ambos llegan al santuario se dan cuenta de que no hay nadie, solo una nota leída por Zelda en la que explica que Bobin se ha marchado a Canalias. Es por eso que ambos viajan a la aldea y se encuentran a Bobin volando con ayuda de pájaros. Gracias a que Link aprende el Cantar del Ave, Bobin baja a tierra y se dispone a ayudarles en su misión si lo envían de vuelta al altar.

Cuando Link pone en marcha el tren para viajar nuevamente al santuario, unos piratas abordan el tren con la intención de capturar a Bobin. Es por eso que el hylian debe hacer frente a los Miniblin que asaltan el tren evitando que encarcelen a Bobin. Tras haber acabado con todos ellos, el jefe de los piratas hará acto de presencia; un Gran Blin que porta como arma una gran maza. Tras ser derrotado por Link, retoma el trayecto hacia el Altar de los Mares.

Una vez que Link y Bobin se han reunido en el santuario, este se ofrece a restaurar las vías sagradas si ambos logran interpretar la Melodía de los Mares que devolverán más fuerza a la litografía. Finalmente, Bobin ofrece una carta a Link que le ayudará a acceder al Templo de los Mares.

Véase tambiénEditar

GaleríaEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.